Tratamientos para un esguince de tobillo

Los esguinces de tobillo son más comunes de lo que puedes pensar, en especial porque estos pueden presentarse incluso fuera del ejercicio. En todo caso, para tener una mejor recuperación, el centro médico valdepenas fisiosalud, es el indicado, porque allí encontrarás a los mejores profesionales en el campo de la fisioterapia.

Sin embargo, existen algunos cuidados que resultarán fundamentales a la hora de tratar un esguince de tobillo. Estos los he reunido en este post, con la finalidad de que puedas recuperarte más rápidamente de tu lesión, así que, te recomiendo que sigas leyendo atentamente.

Cuidados básicos para un esguince de tobillo

Los cuidados básicos que debes tener con un esguince de tobillo para lograr una recuperación mucho más rápida serán:

Descanso

Es muy importante evitar cualquier tipo de actividad o movimiento que te pueda producir dolor, hinchazón o molestia. Por este motivo, lo mejor será reducir la actividad del tobillo lo más posible, incluso dejando toda la extremidad en reposo por el tiempo que sea necesario.

Crioterapia

Para disminuir la inflamación se deben aplicar compresas de hielo o sumergir el tobillo en agua helada. Esto es un proceso que se debe hacer cada 2 a 3 horas, por lapsos de tiempo de 15 a 20 minutos para que puedas conseguir unos buenos resultados.

Sin embargo, si tienes problemas de sensibilidad en tus miembros o tienes enfermedades como la diabetes. Lo mejor será consultar a tu médico antes de aplicar esta terapia, porque en algunos casos podría ser contraproducente.

Compresión de la zona

Para disminuir la hinchazón de la zona y permitir que los líquidos se puedan drenar fácilmente, lo mejor es optar por una venda de compresión. No debes ajustarla demasiado, pero es una gran herramienta apara ayudar a que la inflamación pueda reducirse de forma óptima.

Debes hacer el vendaje desde la parte más lejana del corazón de tu pierna hacia arriba, y así conseguirás unos buenos resultados.

Elevación del miembro

Debes asegurarte de levantar el tobillo por encima del nivel del corazón, en especial por la noche, porque así podrás tener una menor inflamación. Esto gracias al efecto de la gravedad, que permitirá drenar el exceso de fluidos de la zona, y te permitirá que puedas recuperarte mucho más rápidamente.

Estos consejos acompañados con sesiones de fisioterapia una vez que se haya reducido la inflamación, te permitirán recuperarte más rápidamente. De esta forma tu tobillo podrá estar en óptimas condiciones en el menor tiempo posible.