Los landmarks de la arqueología de Tulum que, si quieres empaparte de la cultura maya, no puedes dejar de visitar

Tulum, paraíso histórico, cultural y natural, es uno de los sitios de más riqueza arqueológica dentro de toda la Península mexicana de Yucatán. Ha suscitado el interés de numerosos investigadores que, movidos por intereses históricos, se han acercado a Tulum en distintas oportunidades a sus reliquias para estudiarlas, interpretarlas y ofrecernos esos conocimientos a quienes queremos saber más.

 

De acuerdo a los estudios de las piezas arqueológicas halladas, hay elementos muy antiguos que datan de alrededor del año 500. Sin embargo, las principales construcciones de Tulum se corresponden con el período Postclásico de la civilización mesoamericana , situado entre los años 1200 y 1550 de nuestra era. Algunas son pequeñas condensaciones simbólicas y otras son imponentes edificaciones.

 

Al llegar a Tulum, lo primero que deslumbra es el entorno bellísimo y sumamente tranquilo, indiscutido paraíso donde relajarse. Y al comenzar a recorrer sus más recónditos tesoros, surge la curiosidad por empaparse de la historia que hay detrás de cada obra de arquitectura e ingeniería maya y surge también el deseo de entender las razones por las cuales esta antigua civilización eligió construir de la manera en que lo hizo.

¿El tesoro histórico de Yucatán?

Haciendo un breve resumen desde la etapa en que Tulum empezó a ser vista por los españoles con ojos colonizadores, mencionamos dos hechos que dan cuenta de la magnanimidad con la que se le empezaba a caracterizar:

Alrededor del año 1518 y en el marco de la Conquista de Yucatán comandada por Juan de Grijalva, el clérigo y cronista Juan Díaz se refirió a ella en uno de sus informes como una ciudad al lado de la cual Sevilla “no podría parecer mayor ni mejor”.

En 1841, asimismo, y tras un período en el que las ruinas parecían haber quedado escondidas para siempre bajo la frondosa jungla, los exploradores Frederick Catherwood y John Lloyd Stephens le dieron un nuevo impulso de interés entre sus colegas al realizar dibujos representativos y al escribir textos de gran valor informativo sobre Tulum.

 

¿Cuáles yacimientos arqueológicos son los más característicos de Tulum?

 

Habiendo realizado un breve repaso histórico, entonces, podemos adentrarnos ahora en las recomendaciones sobre las construcciones arqueológicas mayas de Tulum que no puedes dejar de conocer. Elegimos para esta lista aquellas que representan al lugar y que cuentan, a través del tiempo que llevan encima, gran parte de la historia de la cultura maya. ¡A tomar nota!

1- El Castillo

 

Esta es, sin dudas, la más imponente de las construcciones, debido a su tamaño y también a su ubicación estratégica, en la cima del peñasco más alto de Tulum. La fachada del edificio superior está decorada con nichos y figuras de estuco, una de ellas representa al Dios Maya del Sol, Kinich Ahau.

 

Además de servir como espacio predilecto para funciones religiosas y ceremoniales, El Castillo funcionaba como un faro que guiaba a las embarcaciones. De acuerdo al reflejo del sol en las ventanas durante el día o bien de acuerdo a la luz de las antorchas que encendían dentro del castillo durante la noche, los navegantes se orientaban y así podían sortear los peligros que implicaba el gran arrecife que se encuentra bajo las aguas de Tulum.

2- El Templo del Dios Descendiente

 

Dentro de este yacimiento de Tulum se destaca, en la puerta, una escultura muy llamativa. Se trata de  un personaje cabeza hacia el suelo; lleva un tocado en su cabello y sostiene un objeto entre sus dos manos que parece ser un tarro. Su rostro es adulto en sus facciones y gestos; su posición parece remitir o bien al nacimiento o bien a la reproducción.

 

Según describen algunos textos en los que se analizan las figuras mayas, esta escultura del Dios Descendiente remitiría al planeta Venus. La mayoría de antiguas civilizaciones seguían de cerca y a lo largo del tiempo los movimientos de Venus, con lo que adquirió importancia en las interpretaciones astrológicas y, aún más, en las decisiones de vida cotidiana, como ritos, cosechas, guerras y ciclos.

3- El Templo de los Frescos

 

Según se dice, este edificio pequeño de dos pisos es el lugar que más representa la cosmovisión maya. Tal como lo describe su nombre, en este edificio de dos pisos aún se conservan restos de una pintura mural muy significativa. Sobre el estuco, pueden verse representaciones mayas de deidades femeninas y masculinas, serpientes entrelazadas y ofrendas varias de alimentos y flores.

 

Predominan el negro, verde, amarillo y, principalmente, el rojo. Los colores en esta obra maestra están desgastados por el paso de la gran cantidad de años pero están presentes para el ojo entrenado de los investigadores y de los turistas curiosos. En ese sentido, son varias las iniciativas de preservación que en el sitio ha emprendido el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Una de ellas es el Proyecto de Conservación e Investigación de Pintura Mural en la Costa Oriental de Quintana Roo, cuyo objetivo es indagar, conservar y difundir las manifestaciones pictóricas existentes en la arquitectura de Tulum y de otras urbes prehispánicas de la región.

4- El Templo del Viento

Se trata de un templo en cuyo interior se conservan los restos de un pequeño altar, así como vestigios de esculturas en piedra en la parte superior. Por su forma, que permite una especial circulación del aire en su interior y por su ubicación en lo alto de un peñasco de Tulum, los investigadores afirman que estaba dedicado al Dios Maya del Viento, Kukulkán.

 

Kukulkán, en la mitología maya, cuenta con el prestigio de ser una deidad de gran fuerza creadora del universo. Se le atribuye la invención de la escritura y, por propagación, tal como lo hace el viento, su enseñanza, aunque en algunos textos se lo relaciona también con la agricultura y la medicina. Es él quien se cree que desciende en los equinoccios de marzo y septiembre por las escalinatas construidas junto a todas estas edificaciones de Tulum, para otorgar su protección.

¡Libreta y cámara en mano y a embeberse, mediante estas increíbles estructuras arqueológicas, de la sabiduría ancestral de la civilización que edificó Tulum!