Cambios a los que debemos hacerles caso

Pasar la ITV ha sido, es y será el gran enemigo de muchos de los conductores de este país, el tener que ir a pasarla es como si los mandaras al corredor de la muerte que tienen en las cárceles de América. La verdad es que siempre me he preguntado por que cuesta tanto llevar a un taller a un sitio que no es solo una obligación sino la posibilidad de saber que todo está correctamente en su sitio, es decir, que el coche es completamente apto para salir a la carretera. No somos conscientes de lo importante que es eso, no nos damos cuenta del peligro que supone sacar un coche a la carretera en mal estado, tan solo nos damos cuenta de lo que nos van a cobrar por pasarla y de si nos echan para atrás y nos toca ir corriendo al taller arreglarlo. Hace nada que han salido unas revisiones nuevas para pasar la ITV las cosas han cambiado y ahora son muchos más estrictos, el aluvión de protestas no se ha dejado esperar y son muchos los que maldicen y lo ven como una autentica encerrona, pues bien se debe saber que es la única manera en la que uno puede saber si sus amortiguadores están en buen estado, si los neumáticos no van muy desgastados, si la dirección del coche va bien y si los gases que expulsa el coche son los adecuados, ya que de otra manera si no lo llevamos al taller por nuestro propio pie nadie nos va a obligar hacerlo, sin embargo la ITV es obligatoria para todos.

Que los neumáticos vayan desgastados no es ninguna novedad, son muchas las personas que viajan a diario con las ruedas desgastadas, con la presión incorrecta siendo un peligro constante para todos, es gracias a este tipo de revisiones que se dan cuenta de que las ruedas ya no pueden pasar por otro lado, que las llevan casi en los alambres como se suele decir y que el coche se queda prácticamente inmovilizado. Neumaticosxpoco es la solución a este tipo de situaciones ya que no es necesario dejar el coche sin funcionar durante mucho tiempo, poniéndose en contacto con ellos es posible conseguir cuatro ruedas en perfecto estado de uso, dando paso así a un coche ya en condiciones para circular sin ningún tipo de peligro del que después haya que lamentar.