VALORAR LOS PUESTOS DE TRABAJO, ¿TAREA DIFÍCIL?

Una de las labores más complicadas a las que atiende el departamento de recursos humanos de cualquier empresa es, sin lugar a dudas, la valoración de los puestos de trabajo. Desde la contratación de nuevos empleados pasando por la realización del perfil idóneo para la vacante libre o el mantenimiento de los trabajadores en un clima benigno y motivador. Por ello, en muchas ocasiones se busca ayuda en empresas externas como, por ejemplo, Ceinsa.

Aunque esta labor parece complicada en la teoría, sin embargo, cada vez el mercado laboral incluye más herramientas desde las que tomar decisiones a partir del resultado de estudios objetivos en los que se comprueba la implicación del empleado tanto en su trabajo individual como en la empresa a carácter global, o las prestaciones que ofrece para su puesto de trabajo. En muchas de estas ocasiones se comprueba como la desmotivación acaba arrastrando al ostracismo o a una bajada de los beneficios así como a una posición laboral que no le corresponde (mientras que en otra desmarcación sería todo un fichaje de garantías).

MÉTODOS DE VALORACIÓN DEL TRABAJO

Para que esta tarea reduzca su grado de presión (no hay que olvidar que el rodaje de la empresa depende de esta toma de decisiones) cada vez son más los métodos de valoración del trabajo que se vienen ejecutando. Unos métodos cargados de profesionalidad en los que siempre se mira por el bien común de la empresa a partir del estado anímico y laboral de cada empleado.

La comparativa de empleos y su nueva valorización supone una de las primeras medidas a tomar para proporcionar una base de trabajo tan sólida que suponga una de las mejores fortalezas de la empresa. El trabajo generado por la plantilla debe de estar acorde con la posición de la empresa y para ello hay que ir paliando y limando todo tipo de pequeñas fricciones y así conformar una máquina empresarial total.

Las comparaciones, aunque odiosas, son algunos de los métodos más utilizados. Como si de fichas técnicas de perfiles se tratara, se buscan respuestas en la comparativa ofrecida entre empleados del mismo departamento o, incluso, entre trabajadores de diferentes departamentos. Aunque pueda parecer una tarea un tanto ilógica, sus resultados muestran una realidad totalmente diferente: cada vez aumenta más la proporción de empleador promocionados a otros departamentos gracias a este seguimiento de sus cualidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *