Suplementos en la dieta: Cannabidiol

El cuidado alimenticio es un aspecto fundamental para un considerable porcentaje de personas alrededor del mundo, por esta razón se han hecho cada vez mas populares los suplementos dietéticos que prometen generar una figura corporal deseada.

El mas reconocido de estos productos en tendencia actualmente es el Cannabidiol, una sustancia que compone el 40% de la planta del cannabis o marihuana. Aunque oficialmente esta sustancia no es considerada como un suplemento efectivo, aun se producen una gran variedad de ellos con cantidades indefinidas de este producto.

Es un producto que además es suministrado como un mecanismo para regular: la diabetes, la distonía, convulsiones, esclerosis múltiple, Parkinson, esquizofrenia, y también se emplean en personas que desean dejar de fumar.

Eficiencia del Cannabidiol en sus diferentes usos

Se considera según estudios que esta sustancia es posiblemente eficaz en el control de la epilepsia; sin embargo, se considera que existe evidencia insuficiente para garantizar que este producto produce una evolución en la medicación contra:

Trastorno Bipolar, Diabetes, Insomnio, Esclerosis múltiple, Parkinson, Esquizofrenia, Abandonar el tabaco, y Trastorno de ansiedad social.

Esto ocurre ya que los estudios en estas áreas suelen ser muy imprecisos por su dependencia con otros factores, como: la carga genética, impacto social, métodos y valores de crianza del individuo, así como la tendencia cultural.

La sustancia es empleada para tratar diversas afecciones ya que funciona como un retardante en el proceso de descomposición de la sustancia química presente en el cerebro, que se encarga de producir el dolor, regular el estado de animo y la función mental.

Por esta razón su presencia en la sangre en grandes porcentajes inhibe los síntomas de la psicosis y trastornos mentales; por otro lado esta es considerada una sustancia altamente segura, lo que permite que sea suministrada tanto a niños como a adultos mayores.

Pero, esto no exenta que se guarden las siguientes precauciones especiales: suspender su uso durante el embarazo y la lactancia, el uso en infantes es a partir de los 2 años de edad; por otro lado, estudios avanzados sugieren que el consumo de altas dosis de este producto aumentan el movimiento producido por el Parkinson.

Además, es importante tener en cuenta que los derivados del cannabis pueden producir alteraciones si los mismos se consumen en simultaneo con ciertos medicamentos. Estas reacciones podrían llegar fatales, por lo que es importante consultar con el médico especialista.

Adicionalmente también se deben respetar las dosis indicadas por el especialista a fin de evitar efectos secundarios que puedan agravar la condición, o generar problemas adicionales en caso de que se emplee como suplemento en la dieta.